La prueba irregular en el proceso penal

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Penal
  • Fecha última revisión: 16/09/2019

La validez probatoria de la prueba irregular depende de la naturaleza, gravedad, acumulación de irregularidades y, en especial, la indefensión sufrida. En última instancia se condiciona la validez a la existencia de una efectiva y flagrante indefensión que quiebre la desigualdad de armas de las partes implicadas.

 

La prueba irregular es aquella obtenida, propuesta o practicada incurriendo en una infracción procesal del procedimiento probatorio, sin afectar directamente a derechos fundamentales. Se produce de este modo una vulneración a la legislación ordinaria, principalmente la LEC y la LECRIM, de manera que la validez de la prueba queda sometida al régimen de nulidad de los actos procesales. Esto posibilita la subsanación del error en algunos casos, no siendo extensibles los efectos a las demás pruebas derivadas de la original.

En la sentencia Nº 1328/2009, Sala de lo Penal, Sección 1, Rec 1142/2009 de 30 de diciembre de 2009, el Tribunal Supremo indica la diferencia entre prueba ilícita y prueba irregular:

  • Prueba ilícita: aquella obtenida violando derechos y libertades fundamentales.
  • Prueba irregular: la ilicitud es ordinaria, no viola derechos y libertades fundamentales, solo procesales.

La validez probatoria de la prueba irregular depende de la naturaleza, gravedad, acumulación de irregularidades y, en especial, la indefensión sufrida. En última instancia se condiciona la validez a la existencia de una efectiva y flagrante indefensión que quiebre la desigualdad de armas de las partes implicadas.

El segundo grado del análisis de las diferencias entre prueba ilícita y prueba irregular debe centrarse en las pruebas derivadas de ellas.

  • Prueba ilícita: se extiende la nulidad a todas las pruebas derivadas de ella.
  • Prueba irregular: no se extiende la nulidad a las pruebas derivadas de ella, debido a lo que dispone el artículo 242 LOPJ, sobre todo si no se vulnera el derecho de defensa y las pruebas derivadas son independientes de la irregular.

Cabe destacar, por otro lado, que el resultado de una prueba irregular es acreditable mediante otros medios probatorios. En la sentencia 219/2006, de 3 de julio, del Tribunal Constitucional, se expone que “por lo que se refiere a los efectos que la denunciada ausencia puede tener respecto de la eficacia probatoria de lo hallado en el registro, hemos afirmado que aunque ciertas irregularidades procesales en la ejecución de un registro, como la preceptiva presencia del interesado, puedan determinar la falta de valor probatorio como prueba preconstituida o anticipada de las actas que documentan las diligencias policiales, al imposibilitarse la garantía de contradicción, ello no impide que el resultado de la diligencia pueda ser incorporado al proceso por vías distintas a la propia acta, especialmente a través de las declaraciones de los policías realizadas en el juicio oral con todas las garantías, incluida la de contradicción”.

Por último, hacemos mención de la sentencia del Tribunal Supremo Nº 115/2015, de 5 de marzo de 2015, que nos recuerda que prueba ilícita es exclusivamente la obtenida violentando derechos y libertades fundamentales; y prueba irregular, la que incurre en otra suerte de ilicitud probatoria, simplemente ordinaria, cuyos efectos no podrían ser parejos a la anterior por mor del derecho fundamental a la prueba (CE 24.2).

La referida resolución prosigue su excursus señalando que las diferencias entre la prueba ilícita y la prueba irregular, en orden a la eficacia probatoria en el proceso penal, no son, sin embargo, apreciables en un primer grado, ya que tanto una como otra carecen de virtualidad al respecto, dependiendo en el segundo caso de la naturaleza, gravedad y acumulación de irregularidades y, sobre todo, de la indefensión sufrida, pues no puede olvidarse que la regulación de la nulidad de los actos procesales (artículo 238.1 de la Ley Orgánica del Poder Judicial) se condiciona, en último extremo, a la existencia de una efectiva e insoportable indefensión, que quiebre irremediablemente la exigible e inexcusable igualdad de armas.

Por tanto, la diferencia entre la prueba ilícita y la prueba irregular habrá de advertirse en un segundo grado, en relación con las pruebas relacionadas con ellas, ya que las simplemente irregulares no transmiten dicha anomalía a las derivadas y nada obsta a que la convicción se obtenga por otros medios de prueba, de forma que los efectos de las pruebas irregulares concluyen, normalmente, en la expulsión del acervo probatorio, afectando solo a la propia actuación de investigación irregular, sin extenderse a otras pruebas, máxime si no se vulnera el derecho de defensa y las pruebas incriminatorias son independientes de la irregular.

No hay versiones para este comentario

Indefensión
Prueba ilícita
Flagrancia
Derechos fundamentales
Infracción procesal
Medios de prueba
Derecho de defensa
Falta de valor probatorio
Prueba preconstituída
Diligencias policiales

Real decreto de 14 de septiembre de 1882 por el que se aprueba la Ley de Enjuiciamiento Criminal. VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 260 Fecha de Publicación: 17/09/1882 Fecha de entrada en vigor: 15/10/1882 Órgano Emisor: Ministerio De Gracia Y Justicia

Ley 1/2000 de 7 de Ene (Enjuiciamiento civil) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 7 Fecha de Publicación: 08/01/2000 Fecha de entrada en vigor: 08/01/2001 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Audiencia del demandado rebelde en el proceso laboral

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 02/06/2016

    A los procesos seguidos sin que haya comparecido el demandado, les serán de aplicación las normas contenidas en el Título V del Libro II de la Ley de Enjuiciamiento Civil, con las especialidades establecidas en el Art. 185 ,LJS Audiencia al deman...

  • Citación y notificación por edictos

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 07/11/2014

    Audiencia al demandado rebelde en el proceso laboralLa audiencia del demandado rebelde supone que, debido a la incomparecencia del mismo durante el emplazamiento, no se pudo haber escuchado ni tomado su declaración pero, una vez terminado el proceso...

  • Los derechos fundamentales del detenido: la asistencia letrada al detenido

    Orden: Penal Fecha última revisión: 14/08/2019

    La asistencia no es necesaria en los primeros trámites de la investigación, a no ser que la persona imputada se encuentre detenida, supuesto en el que, desde la entrada en vigor de la Ley Orgánica 5/2015, el detenido podrá entrevistarse de forma ...

  • El derecho a la última palabra en el proceso penal

    Orden: Penal Fecha última revisión: 14/08/2019

    "Derecho del acusado a tener la última palabra en el juicio oral".Según los artículos 688, 746 y 786 de la LECRIM, relativos a los procedimientos sumario y abreviado, la presencia del acusado es necesaria para la celebración del juicio oral. Esto...

  • Los trámites de audiencia y de información pública

    Orden: Administrativo Fecha última revisión: 19/01/2017

    Los trámites de audiencia y de información pública encuentran su regulación en los Art. 82-83 ,ley 39/2015, de 1 de octubre, preceptos encuadrados en la Sección 4ª del Capítulo IV del Título IV de la norma, rotulada "Participación de los int...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados